06 febrero 2006

Sobre el Control de la Información y la Libertad de Expresión

Es época de exámenes y tengo mucho que estudiar, pero cuestiones como éstas me obligan a tomarme una pausa en mi camino y mirar al margen.

¿Qué es la libertad de expresión*?

La libertad de expresión es uno de los derechos fundamentales reconocidos en la declaración de los derechos humanos y en la mayoría de los sistemas democráticos. En sentido amplio consiste en el "derecho a manifestarse libre y públicamente por cualquier medio una opinión, un pensamiento o proponer una acción, así como a ser protegido especialmente en el ejercicio de este derecho frente a quienes de cualquier modo o manera puedan impedirlo, estableciéndose para tal fin procedimientos judiciales sumarios."

Así mismo, el artículo 29 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos establece como limitaciones "que toda persona estará solamente sujeta a las establecidas por la ley con el único fin de asegurar el reconocimiento y respeto de los derechos y libertades de los demás, así como que nadie podrá hacer propaganda en favor de ella."

¿Suponen entonces las caricaturas de Mahoma un ejercicio o un abuso de la libertad de expresión?

"La libertad de expresión es algo maravilloso... mientras no la escuche nadie." Frank Miller.

Muchos de vosotros puede que no conozcáis toda la historia. Un problema de la sociedad actual, tan avanzada como es en muchos aspectos, y en medio de una era de la comunicación, es el control de la información. No me malinterpretéis. No quiero decir que se estén manipulando las cosas de una manera voluntaria, lo que digo es que -por el motivo que sea- se están omitiendo ciertos datos.

De pronto salta a los medios la indignación de los musulmanes por unas caricaturas de Mahoma y todo el mundo salta a la palestra de los medios a defender ¿lo más justo? ¿lo más conveniente?

Los hechos son los siguientes:

El 30 de Septiembre de 2005, el diario danés "Jyllands Postem" publica una serie de caricaturas de Mahoma, en reivindicación por la libertad de expresión.
Kåre Bluitgen, periodista danés, escribió un libro en el que narraba la biografía de Mahoma. Las tiras de la polémica nacieron como protesta de 12 dibujantes ante la imposibilidad del autor de encontrar a alguien que ilustrase su libro porque los artistas temían ataques de extremistas islámicos si lo hacían.
La comunidad islámica en Europa y algunos países árabes protestan.

El 20 de Enero de 2006, otro periódico noruego, el "Magazinet", de carácter fundamentalista cristiano, publica las tiras en solidaridad con el diario danés. Las protestas se recrudecen llamando al boicot de los productos de Dinamarca y Noruega.

El 30 de Enero de 2006 el gobierno danés evacúa de la franja de Gaza a todo el personal voluntario y advierte a sus ciudadanos que no viajen a Palestina a raiz de las amenazas de la Yihad Islámica.

El 31 de Enero de 2006 la redación en Copenhage del diario "Jyllands Postem" recibe un aviso de bomba el mismo día que se disculpa por la publicación de las tiras.

El 1 de Febrero de 2006, los diarios "France Soir" y "Die Welt", de Francia y Alemania respectivamente, publican las tiras en solidaridad con Dinamarca y Noruega y a favor de la libertad de expresión.

El 2 de Febrero de 2006 despiden al director de "France Soir."

Y ya sabéis el resto de la historia: quemas de embajadas, condenaciones, búsqueda de culpables... y la omisión de la razón primera por la que se publicaron las tiras: La reivindicación por la libertad de expresión en respuesta al miedo de ciertos ilustradores por las represalias y amenazas de muerte de extremistas islámicos. Los mismos que ahora están quemando las embajadas.

Oh, y dos de los autores de las caricaturas han tenido que esconderse tras saber que su vida corría peligro.

Dicho lo cual, ya sólo queda una pregunta crucial por responder:

¿Es verdad que se prohíbe la representación de imagenes en la religión del Islam?

No. No hay ninguna referencia en el Corán de prohibición del arte figurativo. Sí son reprobados los ídolos, pero sólo porque la idolatría es opuesta a la unicidad de Dios.

No obstante, en los hadices (tradiciones del profeta), sí hay referencias negativas en este sentido, incluso algunas contra la música.

De todas maneras, el temor de las autoridades religiosas a que se volviera al paganismo idólatra del que se provenía hizo que sí se adoptaran medidas intransigentes contra la representación de Dios y, finalmente, de cualquier figura. Medidas que sin embargo tuvieron grandes limitaciones.

Aquí es ya donde tenemos que empezar a hacer distinciones.

Para los fundamentalistas suníes es capital la no representación figurativa de cualquier tipo. Sin embargo esta prohibición se hace cada vez menos importante conforme nos vamos acercando a corrientes más liberales hasta llegar finalmente a grupos minoritarios como el de la Sumisión fundado por Rashad Khalifa en el siglo XX que, al no creer en ninguno de los hadices, no mantienen el aniconismo.

Por tanto, se hace evidente que en las mezquitas, a partir de una determinada fecha, la decoración se basa extrictamente en motivos geométricos o vegetales, si bien no ocurre lo mismo con el arte no religioso.

De esta manera, en palacios y castillos omeyas, por ejemplo, las pinturas figuradas son muy habituales y cubren gran parte de los recintos. Un ejemplo sería la Alhambra de Granada, en cuya Sala de los Reyes aparecen pintados los primeros diez reyes de la dinastía nazarí. En el contexto doméstico más humilde la figuración también resulta muy común.

La conclusión:

Cada cual es libre de pensar lo que quiera, pero yo desde este blog me uno a Dinamarca (como podéis ver en el margen derecho), no sin ciertos reparos.

Los autores del diario danés pudieron excederse en sus caricaturas pero su intención era quejarse precisamente de lo que ha pasado después: represalias, amenazas de muerte, etc... Además, en los meses posteriores la publicación se disculpó y sin embargo varios de los autores han tenido que esconderse debido al peligro que corrían.

Esto resulta del todo intolerable.

Es increíble que alguien tenga que ver su vida en peligro por la publicación de una tira cómica.

Es injusticable que cualquier líder de cualquie religión, partido político o grupo aspire a dominar a la gente mediante la alteración y tergiversación de sus creencias y su fe.

Y es inaceptable que cualquier religión que hable de amor o de perdón acepte como defensa legítima del honor la quema de embajadas, el ataque indiscriminado contra otros seres humanos por el simple motivo de haber nacido en un pais u otro.


A eso digo no y por ese motivo, no sólo por nuestra libertad de expresión, sino por nuestra libertad de creencia y, sobretodo, por nuestra libertad de ser apoyo a Dinamarca.



Saludos,

Jsm.

¡ACTUALIZADO! Una persona muere durante un tiroteo en una protesta contra las viñetas en Afganistan.

PD: Amenazas, peticiones y fusilamientos los podéis enviar a la cuenta de correo que aparece en el margen derecho. Gracias.

*Datos cortesía de la Wikipedia y el Mundo.

No hay comentarios: