06 enero 2007

014. Semillas de Esperanza

Capítulo 1: Caída.

- Hace tiempo que estoy triste. Cada vez que creo que podré levantarme, sucede algo y vuelvo al principio. ¿Por qué?
- Buscas una causa cuando deberías buscar un motivo.
La causa es inmediatamente anterior a tu estado. La causa es el pasado. El efecto es el presente. Muchas veces pensamos que algo ocurre en nuestra vida (conocer a alguien, conseguir un premio...) por alguna causa en concreto que situamos en un tiempo posterior a su efecto (compartir tu vida con esa persona, darnos a conocer) cuando la verdadera causa se haya en otra dirección.
Por el contrario, el motivo transciende del tiempo. Sus semillas se encuentran en el pasado, sus efectos se reproducen en el presente y su verdadero significado se presenta en el futuro. En verdad conocer el motivo solo se conseguirá desde la distancia.
Perdiste a alguien y no lo recuperaste. Te hundiste, era duro remontar el vuelo. Pero no te rendiste y seguiste adelante. En ocasiones recibiste golpes cuando creías que estabas a un paso del salir del bache y retrocediste otros mil. El recorrido se hizo largo y pesado, pero descubriste tu fuerza interior. A veces te preguntabas que importaba ir adelante si la persona que tú querías no estaba a tu lado pero nueva gente se fue presentando en tu camino y te dieron nuevas esperanzas para seguir luchando. Aprendiste el valor de una sonrisa, que solo porque no esté la persona que te gustaría no significa que no haya gente que te quiera y cuide de ti, que una pequeña mirada o un tímido gesto pueden cambiar el mundo a tu alrededor y que tu vida marca la diferencia con cada nuevo paso que das en el mundo haciendo de ella un acontecimiento importante e insustituible.
Recuerda: Existe una causa, nos tropezamos. Un efecto, nos caemos. Un motivo, ¿para qué caemos?
- Para aprender a levantarnos.

No hay comentarios: